domingo, 10 de marzo de 2013

el fuego del mar no renuncia;

está en el exilio del ruido
(esta mujer de la que contemplo
su niñez en el constante olvido,
las palabras caídas,
historias de escuela);

vive en esta desnudez de tiempo
(el cielo a veces llueve su desconcierto,
maná de los otros aquí abajo
asomados a la puerta);

uno e indivisible

camina las leguas entre un alma y la otra
las devora y devuelve

arde en el viajero y su destino
en todas las heridas de cada hombre

en verdad os digo

el fuego del mar no renuncia.

9 comentarios:

  1. Arde en el viajero y su destino, en todas las heridas de cada hombre.
    Gran poesía!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Milla, lo escribí hace algún tiempo.

      Un beso!

      Eliminar
  2. es verdad el amor verdadero, el buen amor nunca abandona sus sueños, saludos Taty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "el buen amor nunca abandona sus sueños"

      sería una pena olvidar una verdad tan hermosa.

      gracias por la visita y por sumarte al blog :)

      abrazos!

      Eliminar
  3. Un poema impresionante... "El cielo a veces llueve su desconcierto" Me lo llevo apuntado. Aun beso taty

    ResponderEliminar
  4. Qué alentador, que el fuego del mar no renuncie; saber que ha de estar ahí, ardiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno tener el recordatorio :)

      Besos!

      Eliminar
  5. “Antes que el sueño (o el terror) tejiera / mitologías y cosmogonías, / antes que el tiempo se acuñara en días, / el mar, el siempre mar, ya estaba y era.“ Pertenece a J.L. Borges. Vos lo decís de otra manera igualmente maravillosa.

    ResponderEliminar