sábado, 29 de abril de 2017

Ficciones, Jorge Luis Borges

Notas sueltas sin aires de erudición:

- Borges, poeta sobrio de la geometría de la física cuántica. El espacio-tiempo es visto desde sus distintas formas: circular, en espiral, en líneas de pespunte y muy especialmente en líneas paralelas.

- Cierta oda al misterio inaccesible del espacio-tiempo, en comparación con el concepto del carácter incompleto, defectuoso, de lo hecho por el hombre y su naturaleza finita: la historia, la filosofía, la religión.

- Las tramas del cuento son teóricas; el personaje no es sino la excusa para exponer la idea (con cierto tono académico, pero delicioso, de citas y tesis, sean reales o ficticias).

- El tema principal de cada historia trasciende lo individual y lo social; de ahí la invención de geografías. Cuando éste no es el caso, es interesante del guiño a Europa y el judaísmo como marco geográfico, social y cultural.

*

Mi cuento preferido es La biblioteca de Babel, por la metáfora que representa con el universo hecho biblioteca. El objeto es irrelevante (Dios, la transcendencia, la sabiduría); el punto es que el fenómeno de la fe es una necesidad humana:

"No me parece inverosímil que en algún anaquel del universo haya un libro total; ruego a los dioses ignorados que un hombre —¡uno solo, aunque sea, hace miles de años!— lo haya examinado y leído. Si el honor y la sabiduría no son para mí, que sean para otros. Que el cielo exista, aunque mi lugar sea el infierno. Que yo sea ultrajado y aniquilado, pero que en un instante, en un ser, Tu enorme Biblioteca se justifique."

También disfruté El milagro secreto y Las ruinas circulares; este último me hace evocar La noche boca arriba de Cortázar.

De El jardín de senderos que se bifurcan se entrevé un poquito de fe en el hombre:

"Me sentí, por un tiempo indeterminado, percibidor abstracto del mundo. El vago y vivo campo, la luna, los restos de la tarde, obraron en mí; asimismo el declive que eliminaba cualquier posibilidad de cansancio. La tarde era íntima, infinita. El camino bajaba y se bifurcaba, entre las ya confusas praderas. Una música aguda y como silábica se aproximaba y se alejaba en el vaivén del tiempo, empañada de hojas  y de distancia. Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, de otros momentos de otros hombres, pero no de un país: no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes".

La elegancia de la prosa de Borges es exquisita; me pregunto si por ello me rebelaba tanto a la idea de leerlo por allá, cuando era una muchachita lista para sacar la lengua ante cualquier cosa que me sonara a formalidad.

¿No siempre estamos listos para ciertas lecturas?

Próxima parada, El Aleph.

19 comentarios:

  1. Así es, en ocasiones no podemos avanzar con un libro, y ese mismo libro, años después nos puede cautivar. ¿Habrá algo más fascinante que dejarse cautivar por un buen libro? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese es uno de los grandes placeres de mi vida, dejarme llamar por un libro y ver qué tal nos llevamos :)

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. siempre dejo a Borges al final...

    creo que me resito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor no forzar la lectura, así sea de "grandes libros". Borges mismo decía que leer debe ser una felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz :)

      Besitos!

      Eliminar
  3. también tengo "el aleph" de borges y en algún momento cercano lo leeré. él da la idea de haber querido hacer una literatura que lo abarque todo más allá del tiempo y el espacio.

    saludos.

    ResponderEliminar
  4. Mi experiencia con La Biblioteca de Babel, es que además de llevar la elegancia en su narrativa, transmite emociones, algo no tan explícito en los demás cuentos de Borges. Me encanta. Otro de sus trabajos que he disfrutado mucho es un libro que anda por allí ARTE POETICA, es un compendio de conferencias dadas por él mismo en distintas partes, y lo que sea de cada quien es increiblemente ameno.
    Chica, ya está casi terminado lo de Mrs. Dolloway, para que te apuntes al debate.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que revisar entonces el Arte Poética; confieso que solamente ahora me estreno con Borges y aparte de Ficciones y El Aleph no podría citar ningún otro título :o
      Estaré pendiente de tu publicación de Mrs. Dalloway, le estoy dando una relectura especialmente para el debate.
      Un besito!

      Eliminar
  5. Borges es una de mis debilidades literarias, navegar al azar y encontrarme con un comentario como el tuyo es suficiente seducción para detenerme y leer.
    Cortázar es otra de mis debilidades literarias, "La noche boca arriba" unos años luego de editada "Las ruinas circulares", releeré ambas para comprobar el hecho de que una te evoque a la otra. Interesante.
    Saludos y te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Navegante, bienvenido a mi espacio! A propósito de esta entrada me quedé pensando que es un placer leer, escuchar música o ver películas y conectar citas y referencias. Aunque debo decir que no me pasa muy a menudo.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Me quedo más con sus cuentos que con sus poemas, esos sí que son demasiado formales. En los cuentos se libera un poco más, pero tampoco tanto.
    Igualmente, sus mejores textos se encuentran en esos pocos libros; luego de ellos, Borges copia a Borges...

    Cosas que pasan.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, ¿pero no pasa lo mismo con todos los autores? Tienen ciertos temas o cierto tono en la prosa que los define y los diferencia de los demás. Igual, tendré que visitar los demás textos y ver por mi misma. Entonces te contaré.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Gran libro que he leído y releído. Creo que es uno de los libros que me ha influenciado.
    Por la idea de los demiurgos, algo que se menciona en La Biblioteca de Babel.
    Y veo que ya comentó mi colega demiurgo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo, te diré que el género del cuento no es uno de mi preferidos y tiendo a no leerlos uno detrás del otro en un libro. Dos grandes excepciones: La Perla y Otros Cuentos de Yukio Mishima, y Borges. Con Borges de hecho tenía verdadera ansiedad por comenzar el siguiente cuento. Ha sido una maravilla estrenarme :)
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Nunca pude con Borges, tal vez lo agarré de muy chica. Pero no pude retomarlo.
    Tengo las Obras Completas, capaz algún día...
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dana, me pasó lo mismo y ahora que ya no soy tan chica hasta me encantó. Creo que ciertos libros tienen su tiempo. ¿Será que uno de estos días voy por El Quijote o Ulises? ¡A los setenta! :D
      Besitos.

      Eliminar
    2. Tuve que leer El Quijote en la escuela secundaria. La muy ingenua de la profesora de literatura creyó que me daba un castigo!
      ;)

      Eliminar
    3. Ya tú ves, yo no he podido con él! :D

      Eliminar
  9. Cuando leí a Borges por primera vez era muy chica, pero me llamaba la atención saber qué era eso que mi papá leía con tanto entusiasmo. En ese momento me pareció difícil, no aburiido, me costó entenderlo. Ya de grande volví a él y no pude, ni quise, dejarlo más.

    Besos! Linda entrada.

    ResponderEliminar