miércoles, 22 de marzo de 2017

Memoria de un sueño

La ruta ha sido cambiada,
lo he sabido antes de subir al bus
nadie sabe a dónde.
Me han dicho que preguntara en la tienda.
Es una tienda de discos,
hablo con el primero que veo,
me dice "hay que preguntarle a Coyote".
Coyote lleva cabello y collar negro,
sin levantar la cabeza
me dice algo que no entiendo;
decido caminar.

El vestido es ligero,
demasiado largo, demasiado negro.
El peinado, severo.
Camino con aplomo;
un hombre me levanta al cielo
a la espera de mis alas.
Me amenaza.
Y yo
–también a la espera–
le creo.

21 comentarios:

  1. Una transición a lo desconocido. ¿El túnel con la blanca luz al final?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Las alas, oh, las alas! ¿Por qué el miedo?

      Saludos

      Eliminar
  2. Dicen que los sueños son deseos insatisfechos

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me gustaría volar y liberarme de la fobia que siempre me ha dado saber que hay fuerza física superior a la mía :)

      Un beso.

      Eliminar
  3. un sueño con una implícita esperanza al final.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Los sueños, unas veces dulces y otras amargos, otras realistas y otras abstractos. Sueños de todas formas y colores, pero siempre, siempre, impredecibles. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueños apacibles, sueños que nos despiertan y no nos dejan dormir a menos con los pongamos en el papel.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. Esa resaca que queda después de lo sueños, a veces agradable, a veces angustiante. Lindo texto :)

    Besos, Taty!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me angustian cuando encuentro simbología en ellos.

      Besos!

      Eliminar
  6. Las amenazas siempre hay que creerlas...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ay, pero hasta en los sueños? :(

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Bueno es que la muerte ya está en nosotros desde que nacemos :)

      Abrazos!

      Eliminar
  8. auch! las amenazas hasta en sueño son alarmantes, y es que muchas veces no nos detenemos a ver si en verdad somos nosotros a los que nos estan sucediendo las cosas.

    Linda memoria,

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo que me inquietó aquella noche fue prestarle más oídos a la amenaza que a mi certeza interior de que las alas ya estaban en camino. Ese sueño fue hace tiempo, pero me dejó un recuerdo bien nítido.

      Besitos :)

      Eliminar