domingo, 20 de mayo de 2018

El corazón es un cazador solitario, Carson McCullers

De todos los libros que leí el año pasado, este es el que me ha quedado rondando más en la cabeza por su fuerza, su simplicidad y su universalidad en cuanto a la soledad y la búsqueda interior inherentes a la condición humana.

En la vida en un pequeño pueblo del sur norteamericano, del que no se menciona el nombre, las interacciones entre habitantes son cotidianas y breves, sin sorpresa, sin conflicto. Cada personaje es, sin embargo, un peregrino que busca oídos a sus problemas, sus sueños, sus tesis de vida, sus soluciones. Cada personaje está tan  consumido por su voz interior que es incapaz de escuchar a los otros, y este gran desencuentro colectivo es la eterna tragedia humana, el eje del libro.

En el centro de este eje, está el sordomudo John Singer, quien alquila una habitación en casa de la familia Kelly, donde la adolescente Micky vive con su familia. Sus días transcurren apaciblemente entre su nuevo hogar, su trabajo, cenas en el bar local, y ausencias ocasionales del pueblo: Singer visita a su amigo sordomudo Spiros en el manicomio, en un esfuerzo vano por reanudar la amistad que tenían antes de las primeras señales de locura.

La condición de Singer es un elemento doblemente clave en el hecho de convertirse en el depositario de confidencias de varios de los personajes, y no poder hablar de sus propias carencias. Su propia incapacidad de comunicarse ejemplifica la tendencia humana a proyectar lo interno en lo externo:

“Los ricos pensaban que era rico y los pobres lo consideraban otro hombre pobre como ellos mismos. Y no había manera de probar la falsedad de estos rumores que crecieron hasta hacerse maravillosos, reales. Cada hombre describía al mudo como deseaba que fuera.”

Mientras tanto, Singer le escribe en vano a Spiros:

“Son todas personas muy ocupadas (...) Con esto no quiero decir que trabajan día y noche, sino que tienen muchos asuntos en la cabeza que no los dejan descansar.  Vienen a mi habitación y me hablan hasta que no logro entender como una persona puede abrir y cerrar tanto la boca sin agotarse (...) Y todos tienen algo que aman más que comida, vino, sueño o la compañía de amigos. Por ello es que están tan ocupados siempre.”

Los “muchos asuntos” que cada personaje tiene en la cabeza son un vasto universo, exquisitamente entretejido, que va desde amores no correspondidos hasta incisivas críticas al sistema social. De todos los dramas que se desarrollan, el de la jovencita Micky atrapada en el umbral de la adolescencia es el más bellamente desolador, el que mejor le sirve de voz a algunas de las reflexiones más profundas de McCullers hacia el final del libro, que no puedo citar sin desvelar el desenlace de la trama. He archivado este libro en el anaquel dedicado a mis favoritos, los primeros en ser rescatados en caso de incendio, y me parece uno de los mejores que he leído en algún tiempo, tal vez junto a Las Uvas de la Ira.

7 comentarios:

  1. Si lo comparas con Las uvas...tiene que ser una cosa seria.

    ResponderEliminar
  2. Qué suerte que hayas hecho este comentario. Lo tengo hace tiempo esperando su turno, tiene críticas excelentes y lo tuve que comprar. Lo empecé, pero sentí que no era el momento, estoy con muchas lecturas ahora y no lo voy a poder disfrutar. Y por lo que vos comentás, por su profundidad, creo que hago bien en esperar. Ya le tocará.

    Besos, Taty, y gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  3. He estado pensando en lo poco frecuente que es la escucha atenta y sobre todo, el deseo de escuchar; en lo poco frecuente que es la comunicación plena.

    ResponderEliminar
  4. un sordomudo no escucha ni habla; y, aunque tal vez entienda lo que le dicen por el movimiento de los labios de sus interlocutores es para ellos la persona ideal para desfogar todas sus ideas y sentimientos más personales sabiendo que sus secretos estarán a salvo.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo apunto en la lista de pendientes. Suena tentador que el narrador principal sea un sordomudo con una amistad dislocada.

    Abrazos mujer.

    ResponderEliminar
  6. Me gustan las cosas al revés ya que yo las miro del derecho genial escrito

    ResponderEliminar
  7. Lo primero que leí de Carson McKullers, fue su Balada del café triste, la historia de Amelia, su café, el jorobado, y Marvin, el esposo de diez días de Amelia, que ésta repudio. El Teatro libre de Bogotá, hizo una versión naturalista de la novela de Carson.
    El libro que comentas, tiene de humano y existencial, y un aire costumbrista. Tu comentario, nos hace llegar a comprender el músculo amatorio, el generador del amor y de la comidilla humana, pues no hay nada que mas suscite el cotorreo y el chisme, que la intimidad amorosa de los personas. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar