miércoles, 2 de octubre de 2013

No 124

la grieta
mira desde lejos, casi en silencio

como un gato que aplastara su sombra contra la esquina
como esa calle de la que alguien ha olvidado el nombre

es insistente
cae
trepa
se queja de vez en cuando

yo me quedo bajo techo
enciendo voces
apago nostalgias

luego vienen las páginas de los otros
la mía en blanco

aves que gritan la muerte de la noche

este misterio

el amante que transpira

el desierto escondido

11 comentarios:

  1. Es importante apagar nostalgias antes de que inmovilizen, que obstaculizen que vengan nuevos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas nostalgias pasan, después llegan otras :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Siempre encontramos cabos sueltos por los que recomenzar. Siempre nos acaban encontrando. No siempre eso es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de los cabos encontrados es que dan bastante para escribir.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. También suena como la incertidumbre del miedo a dar un paso esencial, vital, una página en blanco bajo un techo seguro ¿compensa? A veces sí, cuando nos duele lo de fuera. Un beso taty :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor la página en blanco bajo techo seguro que página en blanco a cielo abierto, digo yo :)

      Besos.

      Eliminar
  4. Creas una grieta. No lo digo como cualquier cosa. Creo que la poesía hace que esté en el mundo algo que no estaba; algo maravilloso. No importa que existiera una grieta: creas la grieta. Qué cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, has escrito un poema sobre un poema.

      Qué linda :)

      Eliminar