sábado, 8 de noviembre de 2014

Caracas

Arde la cuidad en la cárcel de su valle, arde el cerro que la arropa.

Tras el cerro arden las playas con sus pescadores; uno tejía sus redes, el otro reposaba en las rocas.

Arden los corales con sus peces y más allá las bromelias de la selva con sus flores en el vientre.

Arden los trinos y el rugido, la risa y el quejido.

Arden las montañas en su cordillera y los ríos con sus venas.

Arde el germen de la tierra, arden los hijos de las aves y no puede llorar en paz el cielo: en el horizonte cantan enloquecidas treinta millones de liras.

24 comentarios:

  1. Magnífico el ritmo de tus versos inflamados, de tus palabras en llamas.


    Bss

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¿No dicen, pues, que la historia se repite?

      Eliminar
  3. Me recuerdas un sueño en el que mi calle ardía. Había bailado mucho y los curas me habían dicho que bailar es un pecado.
    Los colegios religiosos deberían de estar prohibidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tecla, es increíble pensar en tantas pesadillas de las que los colegios religiosos son responsables :o

      Besos!

      Eliminar
  4. ahora es que pensé en una canción de Silvio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuál de tantas? A mí me parece que todas sus canciones son una llama, pero de esperanza ,para el que la quiera encontrar donde sea que ande.

      Besitos.

      Eliminar
  5. Caracas arde en tu recuerdo y que barba quemazón de almas. Hasta acá me alcanza ese fuego.

    Saludos, más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz, lo mismo me alcanza el fuego de México en este momento. O el de Argentina o el otro y el otro.

      Será el continente, será el mundo, serán los ojos con que los veo :o

      Besos grandes!

      Eliminar
  6. Encantada de pasar por tu espacio.

    Un calido saludo

    ResponderEliminar
  7. Ardientes, sus palabras, como siempre.

    Salud. Quedamos a su disposición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ya le preguntaré a sus escribas.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Todo arde, si le aplicas, la chispa adecuada...
    Cantaban los Héroes del Silencio, hace unos cuantos años.

    Y puede que algo de todo ello sea cierto.

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo que le comentaba a Beatriz: serán los ojos con los que estoy viendo ciertas cosas.

      Abrazos!

      Eliminar
  9. A veces el fuego es purificador. Que se purifique todo sería deseable.
    Y lo has dicho muy bellamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pamisola, la idea de la purificación es muy tentadora pero el proceso tal vez no tanto :o

      Gracias por tus palabras. Saludos!

      Eliminar
  10. No solo puerifica, también destroza, como el agua, el viento...
    Dicen en China que los niños son hijos del viento.

    Un beso y tu cafelito. Tienes un buen espacio. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa parte de destrucción es justamente la que asusta, venga del fuego o del agua y el viento.

      Es una imagen muy poética, habría que hacerle eco :)

      Besos y gracias por el cafelito! Nos leemos.

      Eliminar
  11. Muy bueno. Emocionante!!!! Mi enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro, comienzo bien el día con tu comentario :)

      Eliminar