martes, 8 de abril de 2014

Soy un gato, Natsume Soseki

 Como ensayo de la naturaleza humana, el libro es todavía válido y me hizo reir a ratos. Las diversas conversaciones entre los personajes le proporcionan al gato narrador el llamado a la reflexión satírica sobre temas que van desde estética hasta religión, pasando por asuntos como el derecho a poseer tierras o la naturaleza del acto creativo. A media voz con este minino sin nombre, va el discurso de Meitei, el hombre que, no siendo el protagonista, lleva la voz cantante. Meitei es un aspirante a dandy bastante divertido, por la contundencia con la que expone sus teorías rebuscadas, equivocadas o abiertamente absurdas, dejando en evidencia los defectos de la ceguera y el orgullo juntos.

Me hubiera gustado que el libro fuera un poco más corto o la prosa más directa o la trama más compleja. Algo me faltó para sazonar el ensayo. Algunas disertaciones se extienden y es difícil seguirlas con verdadero interés hasta el final, en especial las que aplican a la naturaleza felina. Otras reflexiones tienen un ritmo y un desarrollo magníficos que quedan arruinados con el constante uso de un lenguaje coloquial, no comprendo la intención: a mis ojos el fondo y la forma chocan estrepitosamente. ¿Soseki se burla también del lector en esta sátira?

Es posible que exista una barrera cultural: lo que a estos personajes les parece divertido o irritante no me movió en absoluto a una emoción o la otra. Las mujeres, por cierto, salieron muy mal paradas en este libro.

El texto como novela es más bien olvidable, con una trama de antihéroes donde la acción ocurre lentamente, en un anticlimax si se quiere: un profesor mediocre, Kushami, reúne en su casa a un grupo de amigos con gestos, intereses y discursos curiosamente ordinarios, presentando una amalgama en la que ningún individuo se define con claridad. El trivial conflicto de la novela está presentado en el esperado compromiso de Kangetsu y la adinerada Señorita Kaneda y termina resolviéndose sin intervención de la pareja.

Entiendo que hay una edición titulada "Yo, el gato" y tal vez esa traducción más sugerente se extienda al resto del libro. Todavía pienso darle a Soseki una segunda visita con Kokoro y ya entonces veremos las impresiones.

22 comentarios:

  1. Veo que no te ha entusiasmado en exceso esta novela. Yo la tengo pendiente desde hace algún tiempo, a ver si la engancho pronto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no le daría una segunda lectura al conjunto. Pero he resaltado algunos párrafos que me parecen dignos de alguna visita :)

      Un beso.

      Eliminar
  2. ¿Sabes? En la reseña veo impresiones similares a las que tuve cuando leí toda una trilogía del autor casi buscando algo que me la sostuviera. La descripción del contexto está bien, la época, los cambios, el toho jocoso, humorístico a veces pero se queda ahí, siento que es tierra baldía, al menos para mí aunque no paro de leer opiniones muy similares. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí una corta nota en tu blog sobre la trilogía, creo que en tu sección mensual y estaba muy curiosa por la reseña completa, pero me parece que no te ha entusiasmado lo suficiente como para hacerle una entrada aparte.

      Yo terminé este libro a duras penas, cuando ya estaba a punto de abandonarlo aparecía un ensayo divertidísimo que me convencía a seguir leyendo. Creo que si hubiera leído algunas opiniones similares sobre Soseki no me hubiera animado. No sé, hay tantos libros que leer y la vida es tan corta! A ver qué pasa después de Kokoro...

      Besos!

      Eliminar
  3. Ni como opinar taty, no he leído nada de este autor. Es posible que si haya barreras culturales, cuando he leído novelas con escenarios orientales no es tan duro si son escritas por autores con experiencia en la cultura occidental, pero si es el caso de autores coloquiales como mencionas, seguro que es caso imposible, casi.

    Tampoco me entusiasma leer un libro donde el narrador sea un animal, lo encuentro irritable puesto que los libros que he leído donde sucede, generalmente la forma expresiva y moral es la humana, esto lo convierte de entrada en algo fútil, tiene que leerse con una imaginación abierta, para lo que a veces requiere de inclinación, y a mi me falta.

    Saludines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto lo de las barreras culturales; no conozco la experiencia de Mishima o Murakami, pero en ninguno de los dos casos me sentí ajena o desconcertada ante reacciones o comentarios de sus personajes. Tal vez a la diferencia de culturas también se suma la barrera del tiempo: el rol de las mujeres era bien distinto entonces.

      Confieso que los pasajes sobre la vida felina no fueron mis favoritos. No sé, los encuentro un poco inverosímiesl. Por mí los libros pueden tener la fantasía que quieran, pero es la tarea del autor construir un escenario sólido, donde no se vea la utilería, hacer la historia convincente pues :)

      Besotes.

      Eliminar
  4. Oh, no sé si ser amiga de los gatos me ayudará a hacer más llevadera esta lectura,o al menos no meterme en tierras baldías como dice Yossi. Pero el libro lo tengo, le debo una oportunidad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si te gustan los gatos encontrarás ciertos pasajes bastante graciosos :)

      Si te decides a leer el libro, nos pasas una notita con las impresiones?

      Nos leemos, un beso!

      Eliminar
  5. Gracias por pasar por el blog de La lectora en la ciudad.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un rinconcito grato, fue un placer visitarlo :)

      Saludos!

      Eliminar
  6. Siendo que hay tanta literatura oriental interesante, que sólo conozcamos los más comerciales es una verdera pena...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De literatura japonesa sólo he leído a cuatro autores; dos han sido un deleite tal que han pasado a engrosar la lista de mis favoritos (Sei Shonagon, Yukio Mishima). Los otros dos (Murakami y Soseki) están en "veremos". Si tienes algún nombre a la mano, por favor ilumíname y no dudes en recomendarlo, ando buscando autores donde invertir el tiempo. La vida es muy corta para gastarla en libros malos! :D

      Abrazos!

      Eliminar
  7. Gracias por revelarnos a este autor, espero leerlo por aquí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, un placer verte por acá. Ya te avisaré del próximo libro. Y de paso, te visito.

      Un beso!

      Eliminar
  8. Vaya! Pues yo he leído reseñas que lo ponen por las nubes, lo tengo pendiente, así que bajaré las expectativas. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en principio escogí este libro porque es un clásico de la literatura japonesa... a lo mejor es el cambio de los tiempos, la diferencia de cultura. En general me gustan mucho los clásicos, pero no todos me sientasn.

      Besos!

      Eliminar
  9. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, eres bienvenido. Nos leemos!

      Eliminar
  10. Gracias por esta reseña... muy inteligente.
    El objeto no me llamaba mucho la atencion de antemano, ahora dice mi atencion que tiene algo mejor que hacer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vagamundo, un placer verte por acá otra vez. El libro tiene observaciones válidas, pero hay que tener la paciencia de pasar por el resto. Y la vida es corta.

      Saludos!

      Eliminar
  11. leo poco o casi nada mas que blof no leo noticia el mundo esta demasiado cruel como para arruinar mis minutos
    me gusta tu estilo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, ¡que disfrutes!

      Eliminar